martes, 19 de agosto de 2008

Juego del regreso



Deberán obviarse las cuestiones de siempre,

los matices y posiciones de siempre.

Se habrá de ser gentil,

actuar más que hablar,

permitir que a uno le pregunten.

No tomar pose.

Agarrar la copa de vino como siempre,

fumar lo mismo

(ni más ni menos).

Guardarse los recuerdos.


Se deberá ahuyentar al insomnio

como víbora nauyaca,

o dejarle que lo muerda a uno

sin prisa ni demasiadas dudas.

Digerir como las boas.

Durmiendo.

Desapareciendo.




La piedra dejará escapar,

poco a poco,

su azulado brillo entre mis ojos.

Os llevaré entonces

la calma honda de la ceiba,

la sonrisa de cien niños

(el dulzor picoso de su idioma),

la conciencia de la propia fragilidad

(del cuerpo breve, extenuado),

el ser uno mismo veinte

y también uno

(y estar lejos y cerca de

algún centro que imagino).

El esfuerzo telúrico y verde,

lo terrible de nuestra naturaleza,

la brújula prístina que sobrevive.


No sé jugar de otro modo el regreso.

10 comentarios:

NáN dijo...

No sé si en el último verso la palabra es "jugar" o "juzgar". Pero si no es una errata de dedo, es magnífica para el lugar que ocupa.

Que hayas traído esa suavidad, esa gentileza, de donde la tierra es superior al hombre, es una noticia para que suenen las campanas.

¡Tang, tang, tang!

Dora dijo...

Bienvenido al regreso. Espero que tu aventura haya sido maravillosa e inolvidable. Besos.

Carmen dijo...

ese centro imaginario en el que estamos aún... nos robamos un poco de todos, creo que para siempre.

Un abrazo muy fuerte desde México.

Carmen

Síihil dijo...

Muy lindo Maiki! Un abrazo.

Rosario dijo...

Que suerte Miguel, tenerte para que narres, así de bonito y cierto, lo que algunos tenemos tan hondo y no sabemos contar.

aroa dijo...

juega juega Miguel
si es así porque vaya palabras

tenemos una pregunta...
¿diste uso a aquel kit?

vente a responderla cualquier día

besos
buenregreso
aún estarás volviendo un rato o igual eres de los de fácil recolocación (ay tengo sueño, no mucho caso)

Miguel Marqués dijo...

Recolocación con complicaciones. Lara aplicando paños calientes y mordiéndome la realidad con pasión.

Escribiré pronto, os veré más pronto.

Cambio y cierro.

PS Playa del Carmen contactada. Recepcionista simpaticote y encantado de recibir tus nuevas. Tu colega, desayunando.

carmen moreno dijo...

Qué bien te sienta el viaje, ¿o será el regreso? Tu poema me parece un exquisito juego circular y, a la vez, en movimiento hacia adelante.

Bienvenido, Gran Miguel.

Síihil dijo...

Esperamos más Maiki!!!

No nos dejes en ascuas!!!

Mario dijo...

Los regresos... Cómo, verdad?