viernes, 7 de septiembre de 2007



Melancolía, de Julio Alfredo Egea (Chirivel, Almería, 1926), de su libro Desde Alborán navego (2003).

9 comentarios:

nán dijo...

No se debe, no, estar triste y mediterráneo al mismo tiempo. Me gusta lo que escribe, pero no cómo lo recita, tan declamativo.

Almería ante nuestros ojos, gracias a ti. Nada sabía de él a pesar de todos sus premios. Gracias.

robel dijo...

Nunca había pensado en la cantidad de almerienses que hay por el mundo hasta que te conocí, amigo Miguel.

Un abrazo, compañero.

Miguel Marqués dijo...

Jeje. Y la mayoría están en Almería. Me tachan por ahí de chovinista, de síndrome de campanario, de ombliguismo insulso. Yo los miro como sin comprender del todo el tipo de relación que tendrán ésos con la gente, con la tierra, con las historias, con el olor del aire del lugar donde crecieron.

Somos tan pocos, y criados en eriales de los que parecía imposible crear nada, que cuando uno despunta, y más si al hablar me hace pensar en mi madre, o en mis primos, tengo por fuerza que darlo a conocer. Un poco, aunque sea.

Aunque declamando dé un poco de grima. Consigue hacerme sentir, no obstante, un poco triste, y muy mediterráneo.

Miguel Marqués dijo...

Abrazos? Los que hagan falta, Robel. A ver cuándo nos tomamos una caña ya, joé.

robel dijo...

Un poco triste y mediterránea... eso es una ensalada del Mcdonalds.

Bueno está lo que en el cabo de gata acaba.

Humorista dijo...

juas juas. qué buena noche improvisada.

llegó ya el autobús o te volaron por beber gintónic en el gallinero?

Saludos del Forfi, convalece, pero mejora.

síndrome de clown dijo...

Además de verdad. Y mira que hice esfuerzos por buscarle los tres lavapiés al gato; incluso negándole rotundo (y borracho) el último gintónico a L.

Me alegra recibir noticias de Forfi. Pregúntale porqué no llama.
Dile que os quiero.

Paralelo 49 dijo...

Oiga oiga, le han dicho ya a usted las ideas tan lúcidas que tiene?
Pues sí, es cierto.
Cómo no fumo, estoy tratando de hacer lo del cigarro en la mano de otro.

Las palabras siempre son humo, no hay duda

Miguel Marqués dijo...

par!!!!

YA puedes estar poniendo esa foto por ahí, en algún sitio. La lucidez, sí, la tengo que buscar a veces en barritas que se rompen haciendo ruido, y echan luz. Y entonces, everything is illuminated.